COACHING

La agilidad en los procesos, es tu vacuna.

Claridad.
La agilidad de tus procesos es tu vacuna y para que tenga algún efecto inmediato es imprescindible que cambies tu forma de pensar.
Al consultar profesionales y dueños de negocios que han cerrado sus negocios, por el cambio del ritmo del mundo; las pocas ventas em formato tradicional y la falta de conexión con clientes prevee un cierre total de sus actividades. La primera forma de salir de ese laberinto es un cambio de actitud que motorice los cimientos de tu negocio. Ese porque iniciaste ese negocio y para que les sirves a tus clientes.

Visualiza las opiniones de tus colaboradores con respeto. Unir criterios, compartir impresiones, hacer reflexiones en conjunto con ellos, crea un poderosa cultura que te lleva a soluciones efectivas y brillantes. Ese momento en que trabajar en equipo y pensar soluciones para mantener vivo tu negocio, desarrolla una apegada fidelidad, más allá de lo que el dinero pudiera unir, llamada propósito.

La tendencia incremental a ser managers Ágiles (Agile Scrum Project Management), entra en vigencia como una necesidad por el cambio drástico de paradigma, que estamos viviendo. Si bien es cierto que estamos sobrellevando – sobreviviendo una pandemia dónde en la escala de prioridades, la salud pasa a estar en la cúspide, también es cierto que los niveles de seguridad de subsistencia pasan al plano dos y no debemos descuidar la forma en que pensamos a fin de lograr entrar en estado recursivo.

Estado recursivo es la mentalidad transitoria que empuja tus habilidades y destrezas a buscar salidas creativas que le den continuidad para nuevos retos.

Tenemos un ejemplo sutil de una compañía de transporte; que tenía unos 20 camiones cerrados a la que se le presentó que su mejor cliente, cerró sus puertas por la pandemia COVID19 y la compañía también cerró sus puertas. No se visualizaban a manejar otros clientes y optaron por esperar ese cliente. Tras investigar, el super cliente era el gobierno republicano y en ese momento estaba en un punto de quiebre, y en la hoguera de una transición de mando donde no podían contratarlos para el futuro porque venía un cambio de mando. Es justo cuando nos llaman como empresa consultora, para no cerrar sus puertas y buscar una solución rentable a la estructura actual. En una conversación de unas 2 horas, concluimos soluciones tales como: Opción A: fusionar con otra empresa homóloga donde tú transfieras, tu cultura, tus experiencias y el know how de tu equipo y una opción B; que es buscar 20 clientes que transporten o necesiten servicios personalizados en esta ocasión por las redes a un precio atractivo y asi motivar unas ventas. El cliente cerró con la opción B y el resultado fue palpable en tres meses. La empresa hoy sigue operando y 90 días más tarde cuenta con 45 clientes nuevos que mantienen sus operaciones en punto de equilibrio.
Esta solución surge de una lluvia de ideas, considerando la renegociación de una cantidad de deudas y sacando a flote las promesas de pago en tiempos específicos.

Corroboramos que la mentalidad y la actitud ante los problemas es la diferencia entre cerrar tu negocio y cambiar la brújula y atender otros mercados.

Para definir agilidad es inminente manejar criterios puntuales, tales como: eficiencia, velocidad, orientación al cliente, cultura alto rendimiento, descripción de procesos, entre otros.

Es práctico contabilizar la velocidad en que brindamos el servicio o en que entregamos nuestros productos porque hoy por hoy, la gran joya de todo cliente es su tiempo.
Tal es el caso de los servicios digitales que ofrecen las compañías de clase mundial como por ejemplo Amazon.com que se destapó con un servicio de membresía premium de entrega en un día donde el servicio estándar es de 3 a 5 días. Este pequeño cambio significó un servicio extra para la empresa, que se tradujo en millones de dólares en el cambio de estructura y esta misma cantidad de costos multiplicada por 200X es el factor de conversión en ventas. Producto de esa reducción a un tercio del tiempo, que ofrecían de manera estándar.
Resaltamos que esta brillante idea surge en momentos en los que el presidente de la empresa presentó un recorte agresivo en sus acciones fruto de su divorcio; estamos hablando del dolor que le golpeó el genio creativo.

Esta reseña nos muestra que debemos enfrentar nuestros miedos y nuestros dolores, porque esa es una de las fuerzas con mayor impacto creativo en nuestras vidas. Y justo por esto, HOY puede ser tu momento, sólo debes Decidir. En tus momentos de dolor es cuando debes capitalizar tu estructura e incrementar tus ventas y tus márgenes de beneficios: Crece en la Crisis

Que el control y la calidad, sean tu standard!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.